Escribir nuestra historia otra vez

Escribir ucronía

Escribe historia. Pero no cualquiera. Una retorcida, decadente, manipulada por tu genio creativo. Hoy toca crear ucronías ¿te atreves o te da un poquito de miedo?

Las clases que más odiaba en la escuela (absoluta-men-te) eran las de historia. Mis profesoras se sentaban en el escritorio con cara de asco a dictarnos dos o tres planas de nombres de tipos (y muy pocas tipas) que aparecían siempre congelados en una pose, frecuentemente de perfil, inmortalizados en mi alma con el marquito azul de las monografías.

Héroes y heroínas de la patria que venían al mundo con el único fin de guerrear todo el tiempo e inventarse estúpidos nombres de tratados que luego nadie respetaba.

Así, quién no va a desear meterse un tenedor en la oreja cuando a algún loco perdido se le ocurre traer a la mesa algo que suena a esos cajones polvosos.

Sin drama, ni la necesidad del consabido tenedor en alguna parte blanda, -espera, espera-, vamos a crear la historia a nuestra conveniencia. Para eso somos escritores ¿no?

La receta alquímica para tu escrito

1. Elige un tema histórico que te fascine por sus personajes, el lugar donde ocurrieron los hechos o la relevancia mundial o local.          

2. Decide quiénes serán los personajes que aparecen, porque eso nos da la óptica desde la que contaremos el suceso.

3. Escoge el pico emocional más alto. Por ejemplo se me ocurren los atentados en las torres gemelas, el momento sería justo cuando se estrellan los aviones  o cuando son secuestrados.

4. Ahora a crear nuestra realidad alterna ¿Qué habría pasado si nunca sucediera o si sucediera en una forma totalmente diferente? Imagina las alternativas más locas. Puedes abrir un agujero de gusano que se trague los aviones, una descompostura que impida que despeguen, etc., etc.

5. ¡A escribir!

A este tipo de “alteración” de los hechos históricos se le llama Úcronía. En el artículo  ¿Qué demonios es una ucronía y cómo se matan esos bichos? encuentras tips útiles para iniciarte en la aventura de crear tus mundos alternos.

De la biblioteca del cuervo

Un par de ejemplos de ucronía para que te inspires escribiendo con este ejercicio:

1. El hombre en el castillo

“Lo que tienen los nazis y a nosotros nos falta es nobleza. Se los puede admirar por el amor que le tienen al trabajo y la eficiencia… pero lo más conmovedor en ellos es la fuerza de sus ideales. Primero vuelos a la Luna, luego a Marte, cumpliendo así los anhelos más caros a la humanidad, satisfaciendo nuestros más altos deseos de gloria”

El hombre en el castillo. Philip k. Dick

Este es un fragmento de la novela “El hombre en el castillo” de Philip K. Dick. La premisa es sencilla. La segunda guerra mundial la ganan las potencias del Eje y empiezan a expandirse por todos los países vencidos. En esta inversión de lógica, el querido PKD da vida a todos los detalles del nuevo mundo. Tendrás que leerlo, pero resulta perturbador darse cuenta que no estamos tan lejos de eso… brrrr.

2. El libro del mensajero

 “A todos los que piensan que el poder, la gloria y el dominio son eternos e inmutables, y que los merecen por ser quienes son.
Para recordarles que las montañas se convierten en arena con los siglos, que los árboles más añosos también se secan, que la vida humana es tan perenne como la hierba y que el destino es una rueca que gira: quien hoy ríe, mañana llore quizás.”

El libro del mensajero. Edgardo Civallero

Este fragmento pertenece al prólogo del primer libro de las Crónicas de la Serpiente Emplumada, donde Civallero se imagina cómo sería el el mundo si Cristóbal Colón se perdía en el mar… y la historia de una conquista inversa. Cosas que vuelan la cabeza ¿no?

Este es el momento de transformar el plomo del aburrimiento en destellante oro (para hacerte unos buenos gangsta’ teeth, claro). Lo más bonito de crear es cambiar la historia del mundo, abrir un cielo estrellado de posibilidades e invitar a los lectores a quedarse en él.  Eso es la verdadera alquimia, nadie puede negarlo.

Ahora sí manos y ojos a las letras, que tenemos un infinito de universos para contar.

Comparte en comentarios los links de tus textos, las ideas que se te ocurren o nuevas versiones de este ejercicio. Me encantaría que esta pequeñísima provocación de escritura te sirva para inventar historias que no aparecerán en las monografías, pero serán mil veces más divertidas.

Nos leemos pronto

La realidad es aquello que, incluso si dejas de creer, no desaparece

Philip k. Dick

la Alquimista

Pfirsichfarben Pinselstrich Fotografie Logo

¡Hola! Aquí Renata Solleiro enamorada confesa de las letras y adicta a la transformación de la materia létrica.  El filamento secreto que me conduce : encontrar la esencia de todas las cosas, conectar con ella y compartir mis descubrimientos.

¿Creamos juntos?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *